8 ene. 2011

El arte del correr

Y llegamos a meta, generalmente contentos, miramos la clasificación, vemos fotos, vemos vídeos y encontramos por delante hombres y mujeres que nos sacan 20, 30, 40 o 50 años. En los vídeos también podemos encontrar con tiempos mucho mejores a corredores que aparentemente no están en mejor forma que nosotros, que incluso van desgarbados.
Y entonces, aunque corremos por puro placer, nuestro orgullo se resiente, sobre todo si llevamos poco tiempo "compitiendo" y/o venimos de practicar con cierta asiduidad otros deportes exigentes.

¿Cómo lo explicamos?



Hemos hecho un exigente plan de entrenamiento de 3 o 4 meses, estamos bien de peso y somo jóvenes o relativamente jóvenes, así que para explicar este hecho solemos acudir al talento, a la genética, a la gran capacidad física y/o mental de esas personas que nos han superado con claridad o a un don especial... 
Y entonces llega la resignación y en muchos casos el abandono.

Lo cierto es que el talento sin trabajo no sirve de nada, la gente que llega por delante de nosotros puede tener más o menos capacidad que nosotros, lo que es seguro es que han trabajado más.
Quizás el límite del veterano de 60 años que ha llegado 15 minutos antes que tú en la media maratón esté en 1h35´ y el tuyo en 1h 15´ pero él ha trabajado sistemáticamente durante años, él está corriendo muy cerca de sus límites y a ti aún te faltan muchos años de constancia y disciplina para acercarte un poco al tuyo.

Se dice que para dominar una disciplina se necesitan nada más que 10.000 horas, lo que vienen a ser 38 años entrenando 5 horas semanales y la mitad, 19 años, si lo hacemos durante 10 horas a la semana.
Una vez llegados a ese punto podremos decir que dominamos el complejo arte del correr, podremos decir que rozamos nuestros límites (siempre y cuando se haya hecho un trabajo planificado y razonado). 
Claro que esto se puede entender con cierta facilidad en otros deportes como el tenis o el baloncesto... el correr es otro cantar, sólo se comprende el concepto cuando competimos, cuando entramos en meta y vemos el crono... en ese momento es cuando el tiempo nos pone en nuestro sitio.

Un saludo

1 comentario:

  1. Para no tirar la toalla, además de entrenar e intentar mejorar, hay que ser positivo y pensar que lo hemos dado todo, que hemos disfrutado y seguimos querer haciéndolo. Ya vendrán mejores días.
    Un saludo.

    ResponderEliminar