19 ene. 2011

¿Doping en el running?

El ciclismo profesional ha sido perseguido y destruido en los últimos años, algunos sectores culpan al aficionado de esta situación, dicen que exige grandes puertos, etapas interminables y finales en alto. Esos puertos, afirman, no pueden subirse con espaguetis, pechugas de pollo y arroz, se necesita un extra.
Ahora la espada de Damocles está sobre el atletismo, otro deporte individual muy exigente, pero aquí el aficionado no exige nada, el maratón sigue midiendo 42195 metros, sin embargo hay doping... y parece que bastante.
No es de extrañar, los motivos que llevan a los deportistas al doping son variados pero con el mismo telón de fondo... el dinero, la codicia, la pérdida de valores, la cultura del todo vale, la cultura de por dinero ma-to, la cultura "belenista".


Los tramposos deciden recurrir a otros métodos para ganar esos segundos que diferencian a un buen deportista de un gran deportista o a un gran deportista de un élite nacional o a un élite nacional de un élite mundial.
No es más que la demostración de que esta sociedad está enferma, corrupta y en grave peligro



¿Y en el running? ¿existe doping en el deporte popular?

Entendiendo como doping la administración o uso por parte de un atleta de cualquier sustancia ajena al organismo o cualquier sustancia fisiológica tomada en cantidad anormal o por
una vía anormal con la sola intención de aumentar en un modo artificial y deshonesto su rendimiento.

No hay pruebas que lo demuestren pero tampoco se hacen esfuerzos por comprobarlo. Las carreras populares son el caldo de cultivo ideal para los tramposos... miles de corredores aficionados participan en ellas y el verde elemento $ está siempre o casi siempre presente actuando como detonante.

Premios en algunas carreras populares:

Media Maratón Segovia - 3700 participantes 1.400€-800€-500€ (600€ récord de la prueba)
Medio Maratón Vig-Bay (Vigo) - 4000 participantes 1.200€-700€-400€ (400 récord de la prueba)
Media Maratón Ciudad de León - 2200 participantes. 600€-400€-250€  (400€ récord de la prueba)
Maratón Popular Madrid - 13000 participantes. 8.000€-4.000€-2.400€ (25.000€ récord de la prueba) 
Maratón Nocturno Bilbao - 5000 participantes. 6.000€-3.000€-1.500€

Los premios son importantes, pero además hay que sumar "los fijos" que se llevan algunos atletas destacados y no tan destacados sólo por participar, esos fijos son también muy jugosos.
Es decir, en poco más de una o dos horas pueden solucionar el mes, el trimestre o el año, además tienen barra libre si lo desean, los controles brillan por su ausencia.
Con este panorama, mucho me temo que nuestro querido running está en grave riesgo, desde luego los ingredientes necesarios están sobre la mesa y no parece que haya intención de evitarlo.

Ni que decir tiene que estoy en contra de dar premios en metálico en las carreras populares, al fin y al cabo se organizan para que el 99,9% de los aficionados sanos disfruten y para promover el deporte entre la población, no para tentar al 0,1% de los participantes.
Sin contar los fijos que se llevan los atletas, estamos hablando de unos 6000€ en premios en una prueba como la Media Maratón de León (de las que menos reparte), es decir, un 30% del total de inscripciones y la tendencia a subirlos es creciente así que no sería descabellado asistir a otro hachazo en el precio de la inscripción para financiar los premios.
Con 6000€ se me ocurren muchas cosas que hacer para disfrute del corredor popular o simplemente una reducción de la inscripción en 3€ para incentivar aún más la participación popular.  Probablemente perderíamos al 0,01% de la "élite", ¿pero eso le importa al sacrificado corredor que llega en 2 horas? ¿le importa al que entrena una hora al día?.

Afortunadamente aún hay muchas carreras con espíritu sano y verdaderamente popular, son carreras modestas, rurales, con mínimo presupuesto... en las que lo más que se lleva el primer clasificado es un trozo de cecina y un trofeo. Carreras en la que todos importamos, en las que tenemos un caldo caliente al llegar... claro que ahí no está ese 0,1% "de riesgo".

Un saludo

12 comentarios:

  1. De acuerdo en que en las carreras populares se deberían bajar los precios y, por ende, los premios.
    Pero no creo que el dopping esté instaurado de facto en este tipo de carreras. Porque la élite de este tipo de carreras están, en la gran mayoría de los casos, federados. Y son por lo tanto susceptibles de sufrir un control.
    Otra cosa es que no les importe, ya que nunca llegarán a competir a nivel estatal y, mientras tanto, se lo pueden llevar crudo en su pueblo.

    Prefiero ni pensar en ello...pero vigilaré de cerca a los que terminamos las medias en 1:45 o 1:50...que ninguno vaya "cargado". jeje

    ResponderEliminar
  2. Hace muuuuuuchos años, cuando no existían las carreras populares y los atletas eran "amateurs" (no oficialmente profesionales, como ahora) ya existían los "bolos", carreras (normalmente fuera de temporada) para los atletas en los que éstos se llevaban "bajo mano" jugosos premios. Y digo jugosos porque aparte de dinero, a veces el premio consistía en algún jamón, pollo u otro "trofeo", incluso vivo. Yo era muy joven entonces y oía hablar de cómo se "repartían" entre ellos el ganar aquí o allí, o de los problemas que surgían cuando aparecía algún "invitado" no previsto. Pero nunca oí que se "chutaran" nada. Por mi parte, yo en las populares no daría nunca dinero en metálico y el que se dope, que le den por el c... Yo (y muchos que vamos como "amateurs") sólo vamos a lo que vamos (nuestra marca) y la mayoría con la conciencia y la sangre limpas. Xavier.

    ResponderEliminar
  3. En algunas carreras si especifican que podria haber control antidopping, pero vamos me suena a cubrir el expediente, ¿habeis visto a algun federado pasar un control en una popular?.
    Si lo hacen sewra de año en año y de orina que tampoco detecta todo.

    ResponderEliminar
  4. Soy el de antes, se me olvido decir que tambien estoy en contra de dar premios en metalico en las populares.

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo en que no se debe dar ningun premio en metalico. Que los que ganen lo donen a la ONG que les apetezca.
    Eso no quita para que a los primeros les den un pequeño trofeo (eso debe de prestar mucho), lotes de material deportivo o hasta un jamon, pero de dinero nada de nada.

    ResponderEliminar
  6. Estoy de acuerdo contigo, pero no esto ya no hay quién lo arregle, quizás desarreglarlo sí. Hay demasiados interéses en ésto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Cierto, difícil solución, una vez que la rueda se ha puesto en marcha no es fácil pararla...

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Como corredor aficionado "del montón", puedo afirmar que en general el espíritu popular es limpio. Sí es cierto que hay una minoria, o no tan minoría, que buscan el producto milagro; no habeis oído nunca al que dice tomarse dos red bulls antes de la salida? o el que pruba con 4 cafés? o el que mezcla guaraná con cocacola y una asprina para diluir la sangre? Os suena? A que son muchos? Quizás estos casos no se les puede llamar técnicamente "dóping", pero en intención sí! Después de años gastando bambas y ruedas de bici, uno se da cuenta que todos somos iguales y que los supermanes no existen.

    ResponderEliminar
  9. A la vista de algunos visitantes que llegan a esta entrada mediante búsquedas en google, te aseguro que el interés por doparse en carreras populares está muy presente.
    Es sorprendente, o no tanto teniendo en cuenta la sociedad en la que nos ha tocado vivir.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Es una entrada ya muy vieja y seguramente nadie leerá mi aporte... Pero por si acaso voy a contar mi experiencia y a aportar una opinión con la que no tenéis por que estar de acuerdo.
     Hace años, muchos más de los que le gustaría reconocer a mis tendones, yo era un joven atleta que se sacaba un dinerín (poco no creáis) en las carreras de las fiestas de los pueblos. Por aquel entonces no corría casi nadie y no era difícil ganar mil duros saliendo medio minuto después del último porque te habías quedado en un bar a terminar un café cargado (me pasó a mi, me enteré de la salida porque me avisó el camarero...). No creo que aquel café pueda considerarse doping ni que te den mil duros pueda considerarse un premio que instigue al doping ni demasiado jugoso, pues entonces andábamos más pelados de pasta incluso que ahora y la gasolina del que ponía el coche la pagábamos a escote pericote... Es cierto que en algunas de esas carreras, las posiciones de llegada ya estaban hasta cierto punto "amañadas" y es algo de lo que no me siento orgulloso, pero tenéis que entender que mis padres no me daban propina y a los 20 años tienes que mantener unas obligaciones sociales que cuestan dinero (hablo de invitar a la novia al cine y de tomar "cacaolases" y zumos de pera por las noches, no más). Nunca y digo nunca, se me ofreció, vi de cerca o se me pasó por la cabeza doparme (era y sigo siendo un idealista). Lo que si puedo decir con triste orgullo es que alguno de los contrincantes que entonces compartían mi nivel o un nivel sólo ligeramente superior (ninguno leonés gracias a Dios) en tres años estaban haciendo 2h12' en maratón!!! No les envidio, me parece por ejemplo que aquella tal Florence Griffith tiene más que pagados sus eternos récords desde que murió con menos de cuarenta años. Y creo que por ahí es por donde se justifica realmente la lucha contra el doping, por el daño que necesariamente para la salud ha de tener hacer con el cuerpo cosas raras. El doping es una trampa y como tal hay que perseguirlo, pero pienso que se trata de una trampa extraña que perjudica sobre todo al que la hace. Dirás que se lo han buscado, que lo hacen libremente... Si, es verdad, pero la mayoría de las veces hay detrás un "instigador, camello, consejero" que suele hacerse llamar entrenador, preparador y hasta médico, que se beneficia sin poner en peligro su salud y que trata al deportista como si fuera un caballo de carreras.
    Doparme ahora que por fin tengo la suerte de disfrutar de esto siendo un popular del montón, me parece la cosa más tonta del mundo. ¿Qué más da hacer una hora y media en media maratón que hacer una hora y cuarenta minutos??? Os lo dice uno que tiene una hora y siete y que se siente más orgulloso del trote que hizo ayer, solo, sin crono y asustando sin querer a las ardillas. Eso si, si me hacen un control antidoping posiblemente diera positivo... El THC se almacena en la grasa y se desprende en el torrente sanguíneo cuando quemas esos depósitos y para que os voy a engañar algún porro de maría ha caído este verano con los amigotes cuarentones del pueblo. Un abrazo.
    Mosky.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante aportación Mosky. Está claro que más pronto que tarde toda la metralla del dopaje pasa factura. También hay que tener ojo con los complementos/suplementos, aunque son totalmente legales no creo que el popular los necesite y no creo que el hígado y riñones los agradezcan demasiado.

      Saludos

      Eliminar
  11. Muy interesante el artículo y muy interesante el debate que deriva de él. Lo cierto es que los premios son, en la mayoría de los casos, el mayor incentivo para doparse en carreras populares pero también hay muchísimos corredores que quieren fardar de resultados y demostrar al resto que pueden hacer marcas mejores (aunque solo sea 5 minutos). Esperemos que se cambie de mentalidad: el running y las carreras deben disfrutarse y servir para superarse a uno mismo.

    Saludos

    ResponderEliminar